Hígado Graso enfermedad en los gatos

Enfermedad del hígado graso en los gatos también es conocido como felino lipidosis hepática. Como el nombre sugiere, la enfermedad se caracteriza por la acumulación de grasas o lípidos en los tejidos del hígado. Se trata de un problema común de salud del gato se encuentran en edad y obesos gatos, en todas las razas de gatos. Felino enfermedad del hígado graso es considerado como una enfermedad idiopática, ya que no causa exacta se han detectado hasta ahora. Sin embargo, muchos factores están llamadas a desempeñar un papel importante en el desarrollo de la enfermedad. El estado siempre ha sido observada para presentarse con una repentina pérdida de apetito en los gatos. En una situación en la que los gatos de repente deja de comer durante un par de días, el cuerpo transporta más grasas y más hacia el hígado para su procesamiento a fin de obtener energía. Sin embargo, el hígado no es capaz de procesar todas las grasas o lípidos en las lipoproteínas y como resultado, una gran cantidad de acumulación de grasa en el hígado. Esta condición puede eventualmente causar insuficiencia hepática y la consiguiente muerte de los gatos afectados.

Causas de la enfermedad felina hígado graso, enfermedad de hígado graso en los gatos es una de las más comunes las enfermedades del hígado felino. No hay causas exactas de esta enfermedad han sido identificados hasta ahora. Sin embargo, se ha sospechado que algunos de error inherente a las proteínas y metabolismo de la grasa puede causar la enfermedad. Enfermedades como la diabetes y el síndrome de Cushing también están asociados con esta enfermedad hepática felina. A veces, las sustancias tóxicas y parásitos como ascardis, los quistes de la tenia, y la cola también puede afectar el hígado. Incluso el estrés producido por la enfermedad, la cirugía, y los cambios en el medio ambiente, como la mudanza a un lugar nuevo, puede desencadenar la pérdida repentina del apetito en los gatos, que a su vez puede conducir a la enfermedad de hígado graso.

Los síntomas de hígado graso; felina enfermedad de hígado graso siempre está acompañada por la anorexia o pérdida del apetito. Los gatos afectados pueden dejar de comer por varios días en esa situación. Sin embargo, no se sabe bien si la enfermedad de hígado graso provoca falta de apetito o no comer durante varios días causa la enfermedad de hígado graso. Pérdida de apetito también es acompañada por la pérdida de peso, letargo, depresión, y vómitos en la fase temprana de la enfermedad. A medida que la enfermedad avanza lentamente, los gatos pueden experimentar otros síntomas como ictericia, convulsiones, babeo, salivación excesiva, y náuseas. Estas condiciones puede conducir eventualmente a estupor e incluso coma. A veces, la enfermedad de hígado graso puede causar la distensión de la parte inferior del abdomen, debido a la acumulación de líquido.

Diagnóstico y tratamiento, diagnóstico de la enfermedad de hígado graso por lo general comienza con un estudio detallado de los síntomas del hígado graso, seguido de un análisis de sangre para detectar el nivel de enzimas hepáticas. Un diagnóstico confirmado, sin embargo requiere de una biopsia hepática. Tratamiento de la felina enfermedad del hígado graso consiste en una terapia de la dieta con el gato de alimentos ricos en proteínas y calorías. Los veterinarios suelen recurrir a la alimentación forzada con la ayuda de un tubo de alimentación que se inserta en el estómago o esófago a través de la nariz. De alimentación forzada puede durar de dos a seis semanas en función del período de tiempo que el gato a comer correctamente en su cuenta. A medida que la enfermedad puede causar deshidratación, la administración de líquidos y electrolitos suplementos que sean necesarios. Los suplementos de vitamina K también son necesarias, junto con los suplementos dietéticos, como la arginina, la taurina y la carnitina.

Enfermedad del hígado graso en los gatos es reversible, si se detecta y trata en la primera etapa. Para prevenir la aparición de la enfermedad, mucho cuidado y precaución es necesaria. Es esencial evitar la sobrealimentación de los gatos y de alentar a muchas de las actividades físicas para reducir las probabilidades de obesidad, que a menudo se encuentra asociado con la enfermedad de hígado graso. También es importante vigilar de cerca cualquier cambio en el comportamiento del gato, en particular relacionados con los hábitos alimentarios para garantizar el diagnóstico y tratamiento precoces.